HEMOS ACLARADO QUE APRECIAMOS A LOS VALIENTES

 

El último aliento ha llamado Gelu Vlașin al primero, la derrota.

Quien no sube al alambre por miedo a caer, no sabe que lo heroico no es recorrerlo sin daños, sino soportar la caída libre y volver a intentarlo. Quien no cayó de una nube, nunca ascenderá a las estrellas, ni las merece.

 

Ser humano es ser humillado.Y qué somos los humillados con la cabeza erguida sino héroes. Humillados, con la rodilla en tierra y la cabeza alta. Algunos se clavan en la tierra para clamar al cielo y buscar en sus dioses a los salvadores o los culpables de su fracaso, sí, pero no hablo de estos humillados; ni tampoco de aquellos acomodaticios que ni siquiera tienen conciencia de su humillación, su perdición, su pasividad, su vulgaridad, su falta de humanidad, y que por eso no agachan nunca la cabeza; hablo de otros humillados, los luchadores, con la cabeza alta en sueños  y trabajos con los que alcanzarlos. Estos héroes pueden darse la espalda a sí mismos ocasionalmente, pero nunca perderán la cara definitivamente ni a la realidad ni a su fantasía.

 

                                               la  rodilla izquierda

 

                                               mi rodilla izquierda /

                                               arrodillándose  / como

                                               en una oración / adolorida/

                                               por el sendero   /  con

                                               aroma de naranjas   /

                                               podridas/ mi rodilla

                                               tocando  / con ternura

                                               el suelo mojado  / del

                                               jardín Getsemaní / mira

                                               esta  es  / mi rodilla

                                               izquierda…

Si en su Tratado de psiquiatría Gelu Vlașin, el poeta, la voz en verso, amante apasionado del dolor, buscaba y se buscaba en trastornos mentales, en El último aliento ha encarnado sus dolencias y sus esperanzas en el cuerpo del hombre que sustenta la poesía, con claras referencias a al menos una etapa muy concreta de su vida, sus primeros años en España de trabajos campesinos, como elemento humano/sensible/sentimental de arranque y superación.

 

 

                                               el dedo del corazón

 

                                               mi dedo                           /

                                               crucificando el cielo / con

                                               la     uña        clavada  /  en

                                               la    carne    del     perro de

                                               caza        /           el cazador

                                               cazado    /cazador cazado/

                                               y la caza / arrodillándose /

                                               sobre las aguas

                                               del río Jordán  / en arroyo

                                               seco / sobre el cadáver

                                               del bautista de otros

                                               tiempos / parece que ni el

                                               interminable campo / ya no

                                               soporta    a                         /

                                               a los mortales pobres …

 

                                               la verdad

 

                                               sea  verdad  /  que a

                                               la hora de la resurrección /

                                               las palabras calamitosas / se

                                               tropiezan y mueren  /

                                               sea  verdad  /  que

                                               al  cuerpo enfermo  /  le

                                               crecen alas / con las que

                                               abraza / el alma  /

                                               alzándola  /  hasta

                                               más allá del cielo /

                                               sea verdad   /   que

                                               la verdad duele…

Por si hubiese algún despistado o inconsciente que haya llegado hasta aquí antes de iniciar la lectura del poemario, alguien que quiera que le ponga la red antes de subirse al trapecio, es mi obligación callar, que ya hemos aclarado que apreciamos a los valientes, a quienes se enfrentan por sí mismos a la realidad y abren sus propios senderos. Buscamos  escaladores que cada vez abran una pista nueva que no volverán a utilizar, y no es mi intención ni mi deseo condicionar en demasía ni aliviar un tanto el recorrido que nos propone Gelu a ningún lector. Baste con lo dicho y lo reproducido para alentar/cohibir otras perspectivas e invitar a la inmersión a pulmón (cuidado, es su último aliento) y a disfrutar con las concisas, agudas y penetrantes agujas que son los versos de Gelu, de una sanadora sesión de acupuntura.

 

En cuanto a los hombres, me place recordar aquel primer encuentro que en agosto de 2014 concertó nuestro común amigo Marius Girnita. ASARS comenzaba su andadura, pletórica de ilusión y de energía, y me pedían que les ayudara a conocer, a acercarse, a entrar como colectivo en espacios madrileños de la poesía. Al modo de Astérix pensé: “qué locos están estos rumanos”. Pero fue su locura, en nada diferente a la mía, la que me animó a hacerlo. Consecuencia, el 30 de noviembre de 2014 organizaron el acto de presentación de ASARS en el salón de actos del Ateneo de Madrid. Nunca vi aquella sala tan llena, tan rebosante, de personas y entusiasmo, pues fueron decenas los asistentes que intervinieron, y yo, personalmente, nunca hasta hoy he disfrutado tanto de recitar en esa sala. Antes y después, más locuras con estos rumanos, seres magníficos como Dragos y Marin. Casi siempre, cuando me convocan, bajo la dirección de Gelu.

 

¿No es esto levantarse, Gelu? Me pedías una introducción a tu obra y aquí está. Una introducción al poemario y a tu labor en ASARS. A seguir soñando con el bolígrafo en la mano y la voz en la calle, Gelu (la voz propia y la ajena), que ni las lágrimas ni una agujita que nos toque el corazón nos lo impiden, más nos alientan.

JESÚS MALIA
Madrid, España

Vizualizări: 8

Adaugă un comentariu

Pentru a putea adăuga comentarii trebuie să fii membru în reţeaua literară !

Alătură-te reţelei reţeaua literară

Insignă

Se încarcă...

Fişiere video

  • Adăugare fişiere video
  • Vizualizează Tot

Statistici

Top Poetry Sites

© 2017   Created by Gelu Vlaşin.   Oferit de

Embleme  |  Raportare eroare  |  Termeni de utilizare a serviciilor