El último aliento, del poeta rumano Gelu Vlaşin, es un dechado antropomórfico focalizado de autorreflexión filosófica. Poesía de chisponazos, autocontemplativa y de mirada soliloquial. Hay un repujado minimalismo expresivo reduccionista entre el eje circular reflexivo de un yo poético personalista y el eje radial naturalista que lucha entre sí con la externalidad natural , la historia y con el presente. El fatalismo existencial se convierte en la columna vertebral de las reflexiones de ora monólogo, ora soliloquio, ora una voz profana demiúrgica que emerge desde el fondo del yo lírico y que se yergue en un absoluto descriptor de la realidad interior, de un mundo bajoneado por la nostalgia y el tiempo. El tono confesional y de pensar en voz alta, se tiñe a veces de un condicional propositivo de si solo entonces, que lo hace más doliente, amenazante que ejecutante. La profundidad cuasi mística del yo poético, compensa con la diafanidad y sencillez del grueso de los versos que siguen solo la disciplina estructural de la idea antes que del canon exigente del verso clásico. Cortante, asincrónico y confesional, caracterizan el discurso lírico pleno, oculto en algún escondrijo de la memoria y del recuerdo. Es aquí cuando la poesía alcanza esa dimensión existecialista íntima y de un regurgitar en seco hacia la lectoría, aspectos que son más de la conciencia que de la estética, aspectos más de lo vivido que de lo fingido. Es una poesía existencial, a lo Vallejo, con otra partitura, con otro enfoque minimalista, donde el oficio reductor de decir lo esencial se centra en el pensar en voz alta y desnudo. La amalgama textual tiene varias aristas poliédricas que se puede infografiar en los siguientes componentes internos y externos. Corpus poético: Constituido por 59 poemas y subdivididos en cuatro tópicos literarios definidos: explorando los signos del cuerpo, autorreflexiones, apelación y conminación lírica y ludicidad animista. Dimensión lírica: La intencionalidad constructiva de metáforas e hipérboles construye una dimensión subjetiva que enriquece el discurso poético, más allá de la eufonía y la dulcificación fraseológica de martingalas lingüísticas. Dimensión existencial: Hay un trasfondo de hacer aparecer sus reflexiones y desideraciones como parte del engranaje licuado del yo lírico con el yo real. Dimensión estética: Un manejo literario de las formas verbales subjuntivas, con una retórica preñada de alusiones religiosa e históricas, engloba el discurso poético en un referente contextual histórico contemporáneo. Dimensión humana: Subyace en el fondo y esencia del discurso un ser humano disconforme, elegíaco, cruento, que se mira a sí mismo como eco reflejo del espejo crítico, pero que aterriza en sus emociones y recuerdos familiares como parte motivadora de su discurso poético. El último aliento, es una suma de confesiones existenciales como si se tratara de una carta suicida, como si se convirtiera en una herencia de recuerdos y mensajes subliminales pos mortem. Aunque lograr alcanzar la dimensión insondable de la secreta y gaseosa cueva de las verdaderas intenciones numénicas y los alcances subliminales de su discurso íntimo, es y será solo un ejercicio adivinatorio y especulativo, materia de muchas suposiciones antojadizas y hasta cientifizaciones de hipótesis, teoretizaciones y conjeturas explicativas e interpretativas como si se tratara de un transductor confesional de la omnipresencia de la intimidad de otro, porque en poesía nunca se sabrá qué es yo lírico y qué es yo real.

Nicolás Hidrogo Navarro

Lambayeque, Peru

Narrador / Hacedor literario

Vizualizări: 18

Adaugă un comentariu

Pentru a putea adăuga comentarii trebuie să fii membru în reţeaua literară / la red literaria !

Alătură-te reţelei reţeaua literară / la red literaria

© 2018   Created by Gelu Vlaşin.   Oferit de

Embleme  |  Raportare eroare  |  Termeni de utilizare a serviciilor