Un soliloquio que explora diversas facetas del desamor

La escritura de Gelu Vlaşin nos transporta a un mundo de trenes, metros, calles, hoteles y ciudades en las que el yo poético deambula sin rumbo fijo, sumido en sus propias depresiones y fobias. Pero no es tanto el contenido de esta poesía como su forma lo que impacta al lector: los espacios vacíos que construyen cada poema son todo un reto a la hora de traducir, ya que cada palabra en rumano está cuidadosamente pensada y dispuesta en su lugar correspondiente, por lo que en el trasvase al español necesariamente se pierden algunos de los posibles sentidos, al igual que podría suceder con el ritmo y la esencia misma de la lengua rumana. Por este motivo, el trabajo en español ha requerido hacer leves modificaciones, con el fin de dotar de algunas claves interpretativas a los poemas de la lengua de llegada. Sin embargo, es necesario advertir que, tanto en rumano como en español, lo que se exige es que lector sea quien descifre los posibles mensajes ocultos tras esos espacios blancos de los versos y así, por ejemplo,“space phobia” sería un texto de capital importancia dentro del Tratado de psiquiatría.

         Si bien el significado de estos espacios puede tener más variantes, lo que podemos inferir de “space phobia” son varias ideas fundamentales: estos espacios sirven como hilos invisibles que conectan las palabras y los versos; a la vez, esas partes en blanco permiten añadir significaciones nuevas al poema, que cobrará diversos sentidos dependiendo de cada receptor. No se puede obviar, en este caso, que el poema solo “es” en la medida en que se recibe por un lector cualquiera; este añadirá su propia visión al texto en su conjunto y a los espacios en blanco, por lo que el poema en verdad nunca está del todo “terminado”, sino que va haciéndose con cada re-interpretación. Ese es, por ejemplo, el sentido de la hermenéutica: su objetivo es señalar, mostrar ciertos caminos, indicar ciertas vías, pero jamás dar nada por sentado, por definitivo. Como recuerda Heráclito, “el dios del santuario no afirma ni niega: solo señala” y ese es el fin de todo acto de hermeneusis.

            Por lo que respecta a las posibles dificultades que entraña el Tratado, interesa señalar el discurso entrecortado del yo poético, que va rememorando y reviviendo distintos lugares y sentimientos pasados; por eso mismo se incide constantemente en el “cuando”, partícula que de inmediato nos muestra la obsesión por lo temporal, ya que Kronos es aquí el perpetuo devorador de sueños, posibilidades y expectativas. Precisamente la expectativa rota, el amor frustrado, crea un monólogo cargado de pesadumbres y miedos. El poemario entero es un diálogo malogrado y, por consiguiente, un soliloquio que explora diversas facetas del desamor y que termina convirtiéndose en una lacerante carga. Al fin y al cabo, el enamorado observa que la supuesta realidad se impone: “tú ya no estás”. Y, en este sentido, tanto el contenido de los versos como su distribución en espacios vacíos nos obligan a darnos de bruces con la verdad, con la terrible presencia de una ausencia.

 

 

 

Alexandra Cherecheş

traductora

Universidad Villanova, Pennsylvania (EEUU)

Vizualizări: 23

Adaugă un comentariu

Pentru a putea adăuga comentarii trebuie să fii membru în reţeaua literară !

Alătură-te reţelei reţeaua literară

Insignă

Se încarcă...

Fişiere video

  • Adăugare fişiere video
  • Vizualizează Tot

Statistici

Top Poetry Sites

© 2018   Created by Gelu Vlaşin.   Oferit de

Embleme  |  Raportare eroare  |  Termeni de utilizare a serviciilor